UNIVERSIDAD AUTÓNOMA DEL ESTADO DE MÉXICO

FACULTAD DE CIENCIAS POLÍTICAS Y SOCIALES

ÉTICA Y MORAL PÚBLICA: UN REPASO POR LA HISTORIA Y LA VIGENCIA DE SUS POSTULADOS

Programa educativo: licenciaturas en Ciencias Políticas y Administración Pública, Comunicación y Sociolagía (UA Compartible)

Responsables:

Mtra. Laura E. Benhumea González
Mtro. Epigmenio López Martínez
ÉTICA Y MORAL PÚBLICA
EXAMEN PARCIAL

CONTESTA DE MANERA CLARA, SENCILLA Y CONCRETA, LOS CUESTIONAMIENTOS QUE A CONTINUACIÓN SE ENUNCIAN.

Desde tu punto de vista, tomando en cuenta los contenidos discutidos en clase, ¿Cómo conceptualizas a la Ética?

¿Por qué la ética es vista como una ciencia? Quienes lo afirman ¿cuentan con la razón?

¿Por qué consideras que la ética ha sido tema de discusión, análisis y producción ideológica, filosófica y literaria en todos los tiempos?

¿Hasta dónde consideras que los principios éticos de un grupo social pueden poner en entredicho el ejercicio de la libertad?

Desde tu punto de vista, ¿cuáles son los valores más importantes con los que debe contar un individuo y cuáles son con los que debe contar ese mismo individuo visto ahora como integrante de un grupo?

¿Con cuál de las teorías filosóficas o pensadores clásicos identificas tu concepción de la ética y por qué?
Orientación para consulta del blogg
El presente recurso permite consultar los contenidos de la UA Ética y Moral Pública en el órden en que éstos se presentan en el programa de estudios, para la consulta de algún tema específico, deberá buscarlo en el esquema de CONTENIDOS que aparece más abajo y dar clic en él. De otra manera, dando clic en el primer tema que se presenta podrán consultar la información total del curso. Adicionalmente, en los gadget que se presentan, se podrá consultar correo electrónico, abrir ligas de interés acerca del tema, consultar el programa de estudios completo de la UA, libros obligatorios en el curso y libros de interés, conferencias, ponencias, videos y demás material que permite reforzar los conocimientos adquiridos en el aula.

El presente blog se respalda con otro blog titulado "trabajos y tareas etica y moral pública uaem" en el cual los estudiantes pueden interactuar y publicar tareas, resumenes de libros, comentarios e información de su interes para compartir con sus compañeros.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

Caratula con créditos institucionales

Orientación para consulta del blog

Datos personales de los autores

Desarrollo de los temas de la UA

¿QUÉ ES LA ÉTICA?

DIVISIÓN DE LA ÉTICA

LA LIBERTAD HUMANA

AXIOLOGIA

DOCTRINAS ÉTICAS

SOCRATES

LOS SOFISTAS Y EL RELATIVISMO MORAL

PLATÓN

ARISTÓTELES

ESTOICISMO Y HEDONISMO

EL CRISTIANISMO

EL TOMISMO, FILOSOFIA PERENNE

FORMALISMO A PRIORI DE KANT

EL MATERIALISMO DIALÉCTICO DE MARX

EL EXISTENCIALISMO DE SARTRE

PRAGMATISMO Y SOCIOLOGISMO

EL PSICOANÁLISIS DE FREUD

LA AXIOLOGIA DE SCHELER

CONCEPTOS BÁSICOS DE ÉTICA Y MORAL

CÓMO ENSEÑAR ÉTICA EN ADMINISTRACIÓN

METAFÍSICA Y ÉTICA HOY, DE NUEVOS PARADIGMAS Y COS...

VALORES MORALES Y VALORES CIENTÍFICOS DE FERNANDO ...

LOS CONFLICTOS ENTRE ÉTICA, MORAL Y POLÍTICA: CRIT...

LA ETICA EN LA ADMINISTRACION PÚBLICA

INTRODUCCIÓN A LA ÉTICA PÚBLICA

PERIODISMO HUMANO

Entradas

Para introducirnos en la materia

Ética y moral ¿Cuál es la diferencia?

Libros Obligados

Libros complementarios

Videos relacionados y de interés

Consulta desde aquí tu correo electrónico

Escala evaluativa del curso

Programa de estudio por competencia y bibliografía

Redes sociales: busca tus contactos u opina sobre el tema

Busca aquí lo que te interesa…

Videos variados de interés

Test de ética y moral

Ponte al día (noticias)

Encuesta

Bibliografìa

Ética y Moral

Ética y Moral
Construimos nuestra manera de ser o êthos

Para introducirnos en la materia

Ética y moral, desde la etimología
http://www.xtec.es/~lvallmaj/passeig/etimora2.htm

La palabra ética proviene griego êthos y significaba, primitivamente, estancia, lugar donde se habita. Posteriormente, Aristóteles afinó este sentido y, a partir de él, significó manera de ser, carácter. Así, la ética era como una especie de segunda casa o naturaleza; una segunda naturaleza adquirida, no heredada como lo es la naturaleza biológica. De esta concepción se desprende que una persona puede moldear, forjar o construir su modo d’ser o êthos.
¿Como se adquiere o moldea este êthos, esta manera de ser? El hombre la construye mediante la creación de hábitos, unos hábitos que se alcanzan por repetición de actos. El êthos o carácter de una persona estaría configurado por un conjunto de hábitos; y, como si fuera un círculo o una rueda, éste êthos o carácter, integrado por hábitos, nos lleva en realizar unos determinados actos, unos actos que provienen de nuestra manera de ser adquirida.
Construimos nuestra manera de ser o êthos
La palabra moral traduce la expresión latina moralis, que derivaba de mos (en plural mores) y significaba costumbre. Con la palabra moralis, los romanos recogían el sentido griego de êthos: las costumbres también se alcanzan a partir de una repetición d’actos. A pesar de este profundo parentesco, la palabra moralis tendió a aplicarse a las normas concretas que han de regir las acciones.
Así, pues, desde la etimología, hay poca diferencia entre ética y moral: una y otra hacen referencia a una realidad parecida. Pero hoy, pese a que a menudo se usan de manera indistinta como si fuesen sinónimos, se reconoce que tienen significados divergentes.



ÉTICA Y MORAL ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

La palabra ética proviene del griego êthos y significaba estancia, lugar donde se habita, manera de ser, carácter. Es como nuestra segunda naturaleza, una naturaleza de carácter moldeable y adquirida, no heredada biológicamente. Es la manera de ser que se construye mediante la creación de hábitos que desarrollamos como parte de nuestro carácter.
La palabra moral proviene del latín moralis, que derivaba de mos y significaba costumbre. Era el equivalente para los romanos del término griego para ética. Sin embargo, a diferencia de ética, esta palabra tendió a aplicarse a las normas concretas encaminadas a regular las acciones.Las valoraciones éticas o morales incluyen términos como bueno, malo, acertado, erroneo, prohibido, permitido, obligatorio, libre, etc, en referencia a personas, situaciones o actos. Las sentencias formuladas en estos términos indican una valoración de tipo moral o ético, dependiendo del caso, pues aunque la diferencia entre ambas palabras es sútil, las convierte en divergentes.La moral responde a un interés de regular con normas o leyes las acciones humanas, mientras que la ética responde a un interés por reflexionar sobre las normas o leyes existentes. Tenemos entonces que la ética es como la "filosofía de la moral", siendo la moral el conjunto de normas para vivir, y la ética el planteamiento del origen y validez de esas normas.
Ejemplos:
Se actúa a (1) nivel moral o a (2) nivel ético cuando:
1. decido no comer animales pese a que conlleva un esfuerzo.
2. razono que comer otros animales no es correcto, porque a nosotros no nos gustaría ser comidos y sabemos que ellos sienten de un modo similar.

1. ayudo voluntariamente en una asociación animalista si bien me arriesgo a que me robe mucho tiempo.
2. me pregunto sobre qué tiene más valor moral, la intención que inspira un acto o los resultados que con él se obtienen.

1. decido si debo que comer o no animales cuando salgo de tapeo con mis amigos omnívoros para no desentonar.
2. reflexiono sobre valores, preguntándome si el valor de mis principios es preferible al valor de sentirse integrado.

1. rechazo participar en la explotación animal sabiendo que la mayor parte de la gente participa en ella.
2. tengo presente la máxima o regla de oro: "No hagas a los demás lo que no quieras que te hagan a ti".

jueves, 12 de abril de 2012

ÉTICA Y MORAL PÚBLICA

EXAMEN PARCIAL

CONTESTA DE MANERA CLARA, SENCILLA Y CONCRETA, LOS CUESTIONAMIENTOS QUE A CONTINUACIÓN SE ENUNCIAN.

  1. Desde tu punto de vista, tomando en cuenta los contenidos discutidos en clase, ¿Cómo conceptualizas a la Ética?

  1. ¿Por qué la ética es vista como una ciencia? Quienes lo afirman ¿cuentan con la razón?

  1. ¿Por qué consideras que la ética ha sido tema de discusión, análisis y producción ideológica, filosófica y literaria en todos los tiempos?

  1. ¿Hasta dónde consideras que los principios éticos de un grupo social pueden poner en entredicho el ejercicio de la libertad?

  1. Desde tu punto de vista, ¿cuáles son los valores más importantes con los que debe contar un individuo y cuáles son con los que debe contar ese mismo individuo visto ahora como integrante de un grupo?

  1. ¿Con cuál de las teorías filosóficas o pensadores clásicos identificas tu concepción de la ética y por qué?

jueves, 14 de octubre de 2010

PERIODISMO HUMANO

Hace un par de semanas falleció Vidal-Beneyto a los 82 años, sin que esa edad provecta le hubiera quitado filo al espíritu liberal y provocador de quien en 1962 participó en aquel encuentro de opositores a la dictadura de Franco que la prensa adepta al régimen bautizó con el nombre de Contubernio de Múnich.

La muerte del sociólogo me trajo a la memoria un texto que publicó en las páginas de El País en diciembre de 2006 con el título “Demos también buenas noticias”. En aquel pequeño artículo se ocupaba de lo que parecer ser una patología crónica del periodismo de todos los tiempos: su compulsión obsesiva por las malas noticias, una predisposición enfermiza a trasladar a la opinión pública toda suerte de desastres, catástrofes y calamidades, a costa de expulsar del territorio de la actualidad a otras posibles noticias menos pesimistas. A resultas de esa enfermedad, cada día una pequeña colección de acontecimientos positivos, que podrían reconciliarnos con el género humano y sus andanzas, resulta orillada ante la superior fuerza gravitacional que las desgracias ejercen sobre los periodistas. Pero, no son únicamente los profesionales de la información los que sucumben al interés por saber de las desgracias ajenas, también el público consumidor parece deleitarse con el sufrimiento de los demás, ese sentimiento singular que en la lengua de Goethe se conoce como “schadenfreunde” y que describe Aristóteles en su Ética a Nicómaco.

Sobre la base de esa atracción por el lado crudo y salvaje de la vida, que parecemos compartir todos los humanos, se han edificado grandes emporios periodísticos como el que puso en pie el editor William R. Hearst, tal como cuenta David Nasaw en su documentada biografía Hearst. Un magnate de la prensa (2005). Para los desmemoriados, recordemos también que en este solar patrio funcionó durante años una cabecera periodística, El Caso, que tenía por único argumento informativo el relato con pelos y señales de toda clase de crímenes truculentos, robos y tragedias familiares. La fórmula, a pesar de los años transcurridos desde su invención, sigue funcionando a la perfección como se puede comprobar a diario, ojeando un periódico o sentándose ante un informativo de Antena 3 o Telecinco.

Me acordé de Vidal-Beneyto porque navegando sin rumbo por la Red fui a parar a la página de Periodismo humano (http://periodismohumano.com), un nuevo medio de comunicación que sus promotores han puesto en marcha recientemente, con un enfoque de derechos humanos y sin ánimo de lucro. El propósito que persiguen estos informadores-a-la-contra es hacer periodismo de calidad humana, veraz, honesto e independiente, y con la mirada puesta preferentemente en aquellas personas y lugares que rara vez aparecen reflejados en los medios tradicionales.

Al frente del equipo de redacción está Javier Bauluz, periodista y fotógrafo de prensa, Premio Pulitzer en 1995 por su trabajo informativo durante el conflicto de Ruanda, y Premio Periodismo y Derechos Humanos en 2008. La oferta informativa que Periodismo humano tenía en portada el 11 de abril incluía noticias, artículos, vídeos y fotografías sobre asuntos tan dispares como el negocio fraudulento de compra-venta de bonos de emisión de CO2, el movimiento ciudadano de oposición a Berlusconi que se ha organizado en Italia a través de Facebook, la reapertura de los colegios en Haití tras el terremoto del pasado enero o las limitaciones a la libertad de información que sufren los periodistas en Honduras.

Seguramente, Vidal-Beneyto hubiera preferido un menú un poco más optimista y estimulante, pero la actualidad no está para muchas alegrías. En todo caso, reconozcámosle a Periodismo humano el valor de proponernos una mirada a este mundo y al que queda más allá de las fronteras del Occidente opulento, sin regodearse en las catástrofes, el crimen, las guerras y los asesinatos.

INTRODUCCIÓN A LA ÉTICA PÚBLICA

Cuando se habla de ética pública se refiere sencillamente a la ética aplicada y puesta en práctica en los asuntos de gobierno. Es la ética aplicada en los servidores públicos, entendiendo por éstos aquéllas personas que ocupan u cargo público ya sea por elección, oposición u otra medio, y que tienen una responsabilidad ante el Estado. Dichas responsabilidades se traducen en actos concretos orientados hacía el interés común y/o de la ciudadanía. La ética pública se refiere entonces a los actos humanos en tanto que son realizados por gobernantes y funcionarios públicos en el cumplimiento del deber.

Esta sección intentará mostrar aquéllos valores para el servicio público que señala la teoría política, así como aquéllos que existen en los gobiernos y administraciones públicas contemporáneas. También se intentará responder a dos preguntas básicas. La primera, ¿por qué se ha incrementado las actitudes antiéticas como la corrupción dentro de los gobiernos y administraciones públicas del mundo? La segunda es, ¿cómo establecer diques para contener el mar de actitudes indeseables y de corrupción que inunda a distintos gobiernos y administraciones públicas del mundo?

Uno de los reclamos de toda sociedad es la atención que ésta debe recibir de su gobierno. Dicha atención se manifiesta a través de la satisfacción de las demandas de la comunidad política así como de una mayor expectativa en el nivel de vida de los ciudadanos. Sin embargo, ni los gobiernos ni sus administraciones públicas logran cumplir de forma óptima estas exigencias. Ya sea en países con economías débiles y carencia de recursos como en aquéllos con crecimiento económico y superavit financiero, existen una serie de actitudes antiéticas o antivalores en el seno de sus instituciones públicas que impiden que se opere con la máxima eficiencia anhelada y se alcancen por tanto los resultados deseados, aún en los escenarios más realistas. Esta situación ha generado que las demandas ciudadanas hayan rebasado la capacidad de respuesta de los gobiernos y que las instituciones públicas sean vistas como lentas, ineficaces e ineficientes, lo que a su vez genera que la ciudadanía pierda la confianza en su gobierno. Cualquier mejora en la operación de los organismos públicos, apoyada en recursos, técnicas e innovaciones hacía una mayor eficiencia y responsabilidad, tendrá mayor posibilidad de éxito si se acompaña de principios y valores éticos. Al ser las instituciones de carácter público, es indispensable contar con personal íntegro por lo que la ética se torna pues vital ya que desarrolla un impacto activo en el personal que a su vez se manifiesta en la marcha y desarrollo de las instituciones.

La integridad en el ser humano orienta la conducta al tiempo que permite actuar de acuerdo a valores. Es fundamental que los servidores públicos, entendiendo por éstos a aquellas personas que ocupan un cargo público y sirven al Estado (políticos, funcionarios y todos los que prestan sus servicios en las instituciones públicas), lleven a cabo un comportamiento noble al ocupar un cargo. Cuando este personal posee probidad, ejecuta cada acción con fundamento en la recta razón y acompañándose de una escala de valores. Una deliberación exhaustiva respecto a la manera de impedir que los individuos que ocupan cargos públicos practiquen actitudes indebidas conduce a la afirmación de que la causa inevitable de éstas es la decisión del individuo de comportarse de un modo correcto. Si el individuo ya ha decidido cometer un acto corrupto, planeará la manera de evadir las normas y los mecanismos de control. En todo caso se encuentra en él la decisión de actuar o frenarse. Y esto último puede lograrse gracias a la sensibilización, al desarrollo de la conciencia, a la madurez de juicio, resultado del establecimiento de unos principios internos y un dominio del carácter. Son los principios y el carácter los que impiden o motivan a actuar a una persona, y la Ética es la disciplina que los muestra. En el momento en que la Ética es aplicada al ámbito público se denomina “Ética Pública” o “Ética para la política y la administración pública”.

La Ética aplicada a la función pública es de vital importancia porque tiene como eje central la idea de servicio, es decir, las tareas y actividades que realizan los servidores públicos están orientadas a la satisfacción de la pluralidad de intereses de los miembros de la comunidad política. Es además un poderoso mecanismo de control de las arbitrariedades y antivalores practicados en el uso del poder público. Es un factor esencial para la creación y el mantenimiento de la confianza en la administración y sus instituciones, a la vez que instrumento clave para elevar la calidad de la política y la gestión pública gracias a la conducta honesta, eficiente e integra de los servidores públicos. La excelencia de los asuntos de la gestión pública se podrá alcanzar y mantener si se cuenta con servidores públicos con sólidos criterios de conducta ética. Todo individuo que participa de la función pública debe tener conciencia de que el servicio público se define como la acción del gobierno para satisfacer las demandas y necesidades de las personas que integran el Estado. El servidor público se debe a su comunidad, su sueldo es pagado por la sociedad y por lo tanto tiene una responsabilidad y un compromiso con ella. Los políticos, junto con su equipo de funcionarios y técnicos, tienen la responsabilidad de dirigir los asuntos públicos y resolverlos. Para eso se propusieron siendo candidatos. Por eso son gobierno. Para eso sirven los gobiernos. Por su parte, los funcionarios y equipo técnico, al trabajar para los políticos y ser los operadores de las instituciones públicas, se convierten en corresponsables en la función de gobierno. El político y el funcionario público no deben olvidar que están para servir a la comunidad y no para servirse de ella.

Una relectura de la teoría política sobre el origen y razón de ser de la política conduce al uso de la disciplina ética como instrumento esencial al realizar una doble función: por un lado, sirve de freno a comportamientos negativos o desviados que son nocivos en el servicio público, y por otro, refuerza los valores y comportamientos positivos contribuyendo así a la calidad moral de las personas y de las instituciones. El fomento de los valores éticos en los servidores públicos permite concienciar en responsabilidad y compromiso generando así una mayor excelencia en la calidad y gestión de los intereses colectivos. De ahí que el comportamiento íntegro de los gobernantes sea una condición sine qua non para que exista una eficiente administración, un Buen Gobierno. Si bien históricamente el tema de la ética ha estado presente en los asuntos de gobierno desde las antiguas civilizaciones, en los últimos tiempos se ha omitido o descuidado deliberadamente su participación en la función pública al representar un dique u obstáculo para aquellos individuos carentes de valores, que anhelan el poder y usurpan cargos sin merecerlos. Cuando en el sector público los valores se ausentan o se comienzan a diluir, las conductas dañinas hacen su aparición. Si bien en la teoría política así como en la historia del pensamiento político es posible encontrar los fundamentos que dan origen a la relación entre ética y política, así como las directrices para aplicarla y hacerla operativa, es importante señalar que en la sociedad contemporánea investigar, hablar y escribir sobre ética y hacerlo además para referirse a cuestiones de política y de gestión pública puede resultar una tarea un tanto compleja y a veces incomprendida. Cuando se discute sobre la importancia de fomentar la ética en el campo de la política y el gobierno generalmente las reacciones en los interlocutores son de varios tipos: por un lado, una actitud de rechazo inmediato, en ocasiones acompañada de ironía, porque se considera que es de ingenuos pensar que en el mundo de la política, infectado por la mentira y la corrupción, pueda existir algún espacio para la ética; por otro lado, existen personas con principios contrarios a las creencias religiosas, que rechazan la ética por identificarla, erróneamente con la religión. Finalmente, existe una postura más sensata, más prudente, que considera que la propuesta ética para los servidores públicos en estos tiempos es un acto de valor, un desafío, incluso es vista como un acto temerario, pero en cualquier caso, como algo necesario.

La ética pública implica fundamentalmente una relación con la política por lo que su campo de acción no se limita únicamente a los funcionarios públicos. Un Buen Gobierno, para ser considerado como tal, requiere no sólo funcionarios responsables sino también políticos responsables, puesto que son éstos quienes gozan del máximo margen de autonomía en las decisiones y, de éstas decisiones depende a su vez la actuación de los funcionarios. Cualquier gobierno estará legitimado si defiende y aplica una verdadera ética pública en virtud de que ésta conlleva responsabilidad, espíritu de servicio, así como atención, equidad y justicia para el ciudadano. Para contar con buenos gobiernos se requiere primero contar con individuos buenos. Es aquí donde entra la ética al formar y mejorar a las personas. Con sólo realizar una acción buena o hacerla bien, los servidores públicos ya están cumpliendo con los preceptos éticos. Sin embargo, esta premisa, por sencilla que parezca, es difícil de alcanzar, como lo demuestran las numerosas conductas indebidas que se practican a diario. El estudio de la ética pública responde a una de las tres cualidades que antaño señalaron los filósofos y sabios griegos cuando se referían a las características que debería tener cualquier individuo que aspirara a ocupar un cargo público: a) Lealtad hacía la Constitución establecida, b) Capacidad para el cargo, y c) Virtud y Justicia.

La presente obra pretende ser una contribución a estas características, indagando sobre la manera en que se puede lograr la excelencia y al sentido de justicia en aquellos que ocupan cargos públicos para aplicar ambos conceptos durante el ejercicio de sus funciones. La pérdida de la confianza en los gobiernos y en las instituciones públicas es un asunto grave porque sin ella sociedad y gobierno se dividen generando una fractura en el Estado. La confianza se ve cuestionada, entre otras causas, por los malos resultados en la gestión pública y por los constantes casos de antivalores encontrados en la conducta de políticos y funcionarios tales como: abuso de autoridad, tráfico de influencias, mentira, prevaricación, transfuguismo, desenfreno, uso indebido del patrimonio público o corrupción.[1] Estas situaciones se repiten con cierta frecuencia, más aún, tienden a incrementarse. La razón es simple, durante mucho tiempo se descuidó la ética en la formación de políticos y funcionarios públicos. Incluso hoy en día, son pocos los gobiernos en el mundo que cuentan con alguno de los siguientes instrumentos básicos:

a) Un responsable para Asuntos Éticos del Gobierno,

b) Una Oficina o Área de Ética Pública,

c) Una Ley Ética,

d) Un Código Ético de Gobierno,

e) Un Programa de Ética en el plan de gobierno y,

f) Profesionales especializados para impartir ética.

Los antivalores en general y la corrupción en particular, generan ineficiencia en el servicio público. Pese a existir diversos mecanismos que intentan combatirlos éstos son, normalmente, meros instrumentos de control externo al individuo, dejan de lado lo esencial, es decir, todo lo que se refiere al desarrollo interno de la persona, al autocontrol, a la práctica de valores. No obstante, la ética no pretende ser la panacea a los problemas que enfrentan los gobiernos y las administraciones públicas, sino un instrumento más en la “caja de herramientas”.

Cualquier técnica aplicada en la gestión pública: calidad, evaluación, rendición de cuentas, etcétera, podrá tener mayor impacto si se acompaña de la ética. El principal reto que afronta la ética pública no sólo es el establecimiento de valores sino su interiorización en las personas, es decir, es posible saber cuáles son los valores éticos deseables pero lo difícil es aplicarlos en la práctica diaria, logrando que las cualidades éticas florezcan en la vida de los servidores públicos. El desafío de toda ética consiste en encontrar la forma de concienciar al servidor público sobre la importancia de asumir valores por el bien de la comunidad. No basta con que un individuo posea conciencia sobre la importancia de la ética si finalmente actúa de forma contrario a la que ésta le dicta. Más allá de la conciencia está, y esto es lo más importante, el hecho de actuar como se piensa.

Los fundamentos de la Ética Pública parten de la disciplina ética básica, del estudio de autores de la teoría política, tanto clásicos como contemporáneos. Una relectura de las obras clásicas tales como: Las Éticas Nicomaquea, Eudemiana y Magna moral de Aristóteles, los Tratados Morales de Plutarco, El Manual y Máximas de Epicteto, los Tratados Morales de Séneca, Sobre los deberes de Cicerón, Las Meditaciones, de Marco Aurelio o Los Cuatro Grandes Libros de Confucio, conduce hacía los fundamentos básicos que demuestran la importancia de la ética en la vida pública así cómo su estrecha vinculación con la política, siendo que política y ética forman un todo difícilmente diferenciable. Asimismo, diversos autores contemporáneos, estudiosos de la ética pública son: Max Weber, Hans Kung, Aladis McIntire, Amitai Etzioni, Amartya Sen, Zygmunt Bauman, Gerald Caiden, Adela Cortina o Victoria Camps, algunos de los cuales invitan, precisamente, a la revisión de los clásicos.

Es de señalar que en el pensamiento político contemporáneo existe una corriente cuyos seguidores adoptaron el nombre de comunitaristas y que plantea un retorno de la política hacia las virtudes del pensamiento clásico griego, en concreto a las virtudes aristotélicas. De igual manera, el estudio de la ética se encuentra inmerso en el Modelo Burocrático Weberiano y en el Modelo de la Nueva Gestión Pública, así como en la filosofía de la calidad. A partir de los años noventa del siglo XX, el interés por la ética y su debate contemporáneo también es consecuencia de la concienciación y participación ciudadana ante el incremento de los escándalos de corrupción y otras actitudes antiéticas. Conviene también resaltar que en los últimos años existe una creciente atención hacía el fomento de la ética en disciplinas como la biología, la medicina, los negocios o la tecnología, donde existen Comités de Ética, no así en las áreas sociales que, por ahora, parecen haberse quedado al margen.

En materia de ética pública tres verdades se hacen evidentes: a) Cuando se rescatan y fomentan en los servidores públicos los valores éticos, éstos construyen, reconstruyen, fortalecen, motivan, dan integridad y crean identidad o espíritu de cuerpo lo que conduce a una actuación de mayor responsabilidad al generar en el individuo una conducta libre, orientada a la realización del bien mediante el cumplimiento del deber. Por lo tanto, a mayor cultura organizacional, bajo la adquisición de principios de responsabilidad y eficiencia, mayor cambio de actitud en los servidores públicos. b) En contraposición, a mayor omisión, descuido, ignorancia o rechazo de la ética en quienes participan en los asuntos públicos, mayor será la posibilidad de surgimiento de conductas basadas en antivalores durante el ejercicio de las tareas, por más competentes y expertos que los individuos sean. La falta de mecanismos para el fomento e instrumentalización de la ética pública así como la penetración de estereotipos externos (no necesariamente positivos) alteran los principios de conducta en la vida pública, contribuyendo así a elevar los actos antiéticos. c) Pese a la pluralidad irreductible de orientaciones valorativas en el mundo contemporáneo es posible alcanzar un marco procedimental suficientemente fundado para lograr acuerdos normativos, en situaciones concretas, ligadas a los deberes de los gobernantes y funcionarios públicos.

Finalmente, cuando se hace referencia a servidores públicos es importante tomar en cuenta lo siguiente:>/p>1. Si bien existen servidores públicos irresponsables que practican conductas antiéticas durante el ejercicio de sus funciones, también existen servidores públicos honestos, respetuosos con su trabajo y comprometidos con sus tareas los cuales contribuyen con su esfuerzo a la marcha y desarrollo de las instituciones. 2. Las conductas contrarias a la ética han existido y, seguramente, existirán siempre cualquiera que sea el sistema político y la época histórica. No obstante, el hecho de reconocer esta situación no exime de reflexionar y plantear un conjunto de medidas a fin de mermar su alcance. 3. Si bien la ética pública contribuye a la lucha para prevenir y evitar la corrupción no se queda únicamente en ello, persigue el objetivo de contar con buenos gobiernos que afronten los grandes retos de injusticia, pobreza, desconfianza o insatisfacción que padecen los ciudadanos. 4. El estudio de la ética pública invita a ir más allá, hacía una reflexión profunda, adentrándose en un territorio donde aún hay mucho que explorar.

LA ETICA EN LA ADMINISTRACION PÚBLICA

I. 1 INTRODUCCION:

Porque vemos con mucha preocupación la crisis de valores éticos dentro de la administración pública, en sus distintos campos y niveles jerárquicos; y nos encontramos en la obligación de recuperar los valores éticos perdidos, para así confiar en las personas que se encuentran ejerciendo funciones públicas; y que lamentablemente nos dejamos absorber por las distintas formas de corrupción; desde la mentira hasta llegar a la tracción.

I. 1.2 ANTECEDENTES HISTORICOS:

El sentido más antiguo de la ética (de origen griego) residía en el concepto de la morada o lugar donde se habita; luego referido al hombre o pueblos se aplicó en el sentido de su país, dando especial prestigio la definición utilizada por Heidegger: "es el pensar que afirma la morada del hombre", es decir su referencia original, construida al interior de la íntima complicidad del alma. En otras palabras ya no se trataba de un lugar exterior, sino del lugar que el hombre porta a sí mismo. "El ethos es el suelo firme, el fundamento de la praxis, la raíz de la que brotan todos los actos humanos.

El vocablo ethos sin embargo, tiene un sentido mucho más amplio que el que se da a la palabra ética. Lo ético comprende; la disposición del hombre en la vida, su carácter, costumbre y moral. Podríamos traducirla "el modo o forma de vida" en el sentido profundo de su significado.

Ethos significa carácter, pero no en el sentido de talante sino en el sentido "del modo adquirido por hábito". Ética deriva de éthos lo que significa que “el carácter se logra mediante el hábito y no por naturaleza”. Dichos hábitos nacen "por repetición de actos iguales”, en otras palabras, los hábitos son el principio intrínseco de los actos.

En el ámbito conceptual de la ética, tenemos un círculo correlacionado entre ethos - hábitos - actos. En efecto si ethos es el carácter adquirido por hábito, y hábito, nace por repetición de los actos iguales, ethos es a través del hábito "fuente de los actos" ya que será el carácter, obtenido (o que llegamos a poseer) por la repetición de actos iguales convertidos de hábito, aquel que acuñamos en el alma.

I. 1.3 PLANTEAMIENTO DEL PROBLEMA

El soborno en la administración pública.

I. 1.4 OBJETIVO GENERAL

Cuestionar todo acción antitética en la Administración Pública.

La crisis ética en la sociedad ha colocado cuestiones que diariamente nos obligan a una reflexión ética. La convivencia con las más diferentes formas de violencia, de corrupción, de desprecio de los derechos humanos más básicos, nos hacen cuestionar sobre la responsabilidad de esta realidad.

I. 1.5 OBJETIVO ESPECÍFICO

Rechazar el soborno.

I. 1.6 PROPUESTA A DEFENDER

“Defender los valores que inspiran nuestros principios y acciones”

Honestidad.-Es la actitud consecuente del individuo, signado por actuar basado en sus principios y por la predisposición de comunicar la verdad, más allá de sus intereses, buscando en todo momento el bien común.

Responsabilidad.-Es la voluntad del individuo de asumir las consecuencias de sus decisiones, persiguiendo beneficiar a la sociedad.

Respeto.-Asumir una actitud que garantice las acciones propias y de otros se desarrollen en consideración de los derechos de los demás.

Justicia.-Es la voluntad de dar a cada cual lo que le corresponde otorgando el mismo trato y acceso sin ninguna distinción.

Transparencia.- Es la predisposición de uno mismo y de todos.

Solidaridad.- Es la acción desprendida del individuo signada por valores y principios éticos que le orienten a favor del bien común.

CAPITULO PRIMERO

LA ETICA EN LA ADMINISTRACION PÚBLICA

I. 1 Etimología: La palabra ética proviene de la palabra griega ethos que significa análogamente modo de ser o carácter.

I. 1.2 Definición.-Para definir la ética no podemos definirlo aislando del término moral. Puesto que la ética y la moral están muy relacionadas aunque no en su origen etimológico; moral proviene del latín “mos o mores” que significa costumbre en el sentido de conjunto de normas o reglas adquiridas por hábito, la moral tiene que ver con el comportamiento adquirido o modo de ser conquistado por el hombre.

Así originalmente Ethos y Mos, carácter y costumbre hacen referencia a u modo de conducta que no responde a una disposición natural, si no que es adquirida por hábito.

A pesar de la relación que hay no podemos confundir la ética y la moral. “LA ETICA NO CREA LA MORAL” si no que se encuentra con una experiencia histórico-social en le terreno de la moral.

La hética es la teoría o ciencia del comportamiento moral de los hombres en sociedad. En otras palabras es ciencia de una forma específica de conducta humana. Con esta definición, la ética se ocupa de un objeto propio: el sector de la realidad humana que llamamos moral, constituido por un tipo peculiar de hechos o actos humanos .Parte de la filosofía que trata de la moral.

I 1.3PRINCIPIO GENÉRICO HISTÓRICO

En el origen, la ética aparece subordinada a la política (ética individual y ética social). En efecto, el hombre griego de la época sentía la polis como inmediatamente incardinada en la naturaleza. En Aristóteles, la moral forma parte de la ciencia de la política porque la vida individual solo puede cumplirse dentro de la polis (interpretando: lo que en realidad pretendía decir era que lo sustenta el bien particular es el bien común) y determinada por ella; incluso eleva la polis a la calidad de divino. En la doctrina aristotélica el fin de la ética y de la política son idénticos: La Felicidad, que como "bien autosuficiente" no es un bien más entre otros, ni componente de algún estado de cosas. La Felicidad es la suprema justificación de la vida del hombre.

I. I.4 DOCTRINAS ETICAS FUNDAMENTALES:

1.- Ética e historia.-Las doctrinas éticas y fundamentales surgen y se desarrollan en diferentes épocas y sociedades como respuesta a los problemas básicos planteado por la relación entre los hombres.

2.- La ética griega:

Sócrates.- El saber fundamental es el saber a cerca del hombre de ahí su máxima: “conócete a ti mismo” conocimiento universal, moral y practico para obrar rectamente. 213.

Platón.- La ética de Platón se halla vinculada al área política, (ideas absoluta y eternas).

Aristóteles.- Para él la idea no existe fuera del pensamiento de los hombres concretos.

Estoicos y epicúreos.- Para ello el mundo o cosmos es un gran ser único que tiene como principio alma o razón, a dios que es su animador.

3.- La ética cristiana medieval.-Se caracteriza por la relación del hombre con su creador.

En la cristiana filosófica se da una ética limitada por el marco religioso dogmático.

4.- La ética moderna:

Ética Axiológica.- esta ética fue desarrollada en la primera mitad del siglo XX preocupada más por el “contenido” que por la “forma” de la acción moral.

Esta corriente confiere al valor el puesto central de la teoría ética. Es bueno aquello que realiza un valor y malo aquello que lo impide. El valor moral de la persona radica en los valores objetivos, de carácter positivo o negativo, que encarnan en su conducta.

Ética Comunicativa.- la ética comunicativa o dialógica, ha sido desarrollada en las últimas décadas del siglo XX sobre todo por K.O. Apel y J. Habermas en Alemania. Es una ética formal, basada en él dialogo y la comunicación. Estos autores preocupados por la justificación y la fundamentación de la ética en una sociedad pluralista y demócrata como lo actual, colocan el énfasis en el procedimiento para llegar entre todos a una normativa moral universal.

5.- La ética contemporánea.-La ética contemporánea va en sentido contrario al

Formalismo y racionalismo absoluto.

CAPITULO II

LA ETICA EN LA LEGISLACION BOLIVIANA

Constitución política del estado:

TITULO CUARTO

FUNCIONARIOS PUBLICOS: Art. 43-44-45.

CODIGO PENAL:

Delitos cometidos por funcionarios públicos: Art. 142-143-144-145,170.

Delitos contra la actividad judicial: Art. 166-73.

CODIGO PROFESIONAL DE LA ABOGACIA: Art. 3-4.

CODIGO DEL FUNCIONARIO PÚBLICO: Art. 8-9 -12.

CONCLUCIONES: Concluimos el tema indicando que la ética es el comportamiento cotidiano de una persona; a pesar que en los últimos tiempos se ha ido perdiendo por causas ajenas a nuestro conocimiento.

RECOMENDACIONES: Con este trabajo tratamos de llegar al fondo mismo del deber ser de la persona con un objetivo especifico que es de poder ayudar al individuo, ciudadano, estudiante a poder recapacitar y seguir una línea, con una visión correcta y Consiente.

Los conflictos entre ética, moral y política: criterios para su negociación

Valores Morales y Valores Científicos de Fernando Savater

Metafísica y ética hoy, de nuevos paradigmas y cosmovisiones antiguas para pensar el México contemporáneo y su futuro.